¿Cómo utilizar correctamente los cepillos interproximales o interdentales?

El cuidado interdental diario de la placa bacteriana que acumula nuestra sonrisa es imprescindible para mantenerla sin caries y con unas encías realmente sanas. ¿Cómo puede llegar a ser tan efectivo los cepillos interdentales para la prevención de caries?

Como hemos mencionado en anteriores posts sobre la importancia de la limpieza interdental, durante el cepillado y el uso de pasta dejamos de limpiar el 40% de la superficie dental. Este espacio “que no se ha limpiado correctamente” es donde se acumula restos de comida y bacterias dando lugar a lo que se conoce en odontología como placa bacteriana o biofilm bucal.

Cómo utilizar correctamente los cepillos interproximales o interdentales¿Cuándo se recomienda utilizar los cepillos interproximales?

Se recomienda su uso para aquellas personas con espacios entre dientes o interproximales, amplios o abiertos. El colegio de Higienistas Dentales de Madrid aconseja, además, su utilización para aquellos que tengan poca habilidad (como pueden ser los niños), prótesis fija o que lleven ortodoncia.
Su forma con el mango y sus filamentos facilita el acceso a las zonas donde se encuentran los molares, aunque la gran variedad de cepillos proporciona su uso en todas las zonas.

¿Qué interdentales ofrece Mima Tu Boca?

Podemos hacerte llegar cepillos interdentales de todos los colores y tamaños.

¿Qué tal el Cepillo interdental Pierrot CONICAL? Específico para limpiar los espacios inaccesibles. Tiene alma de acero inoxidable, cuello flexible, doble punto de apoyo y capuchón protector. Para adaptarse mucho mejor a ti y a tus necesidades ¡disponemos de “talla” S, M, L XL e incluso NANO y MICRO!

Si quieres conocer cuál es el tuyo, disponemos de un pack con todas las medidas posibles para que así no te quedes con la duda.

¡No te quedes sin el tuyo, hay uno para ti!

¿Cómo se utiliza el cepillo interproximal?

  1. Aplicar el gel dentífrico interproximal directamente en el cepillo.
  2. Utilizar el tamaño del cepillo más adecuado para cada espacio. Este debe introducirse holgadamente, de modo que sean los filamentos, y no el alambre, los que estén en contacto con los dientes.
  3. Mover el cepillo desde dentro hacia fuera, sin hacerlo girar.
  4. Existen cepillos especialmente diseñados en forma de ángulo, para acceder fácilmente a todos los espacios. Si no es así, se puede doblar el mango para formar el ángulo más adecuado.
  5. Una vez realizado el cepillado, aclarar el cepillo interproximal con abundante agua para eliminar los restos del gel dentífrico