¿Es bueno usar chupete para los dientes?

Habrás oído de todo con respecto al uso de chupete, desde aquí vamos a darte información detallada y completa sobre las bondades y problemas que te puede traer usar chupetes en bebés para que tengas los datos necesarios para tomar tu decisión sobre su uso de forma consciente.

¿Qué es un chupete?

Empecemos por el principio, Un chupete es un pezón de silicona que se le da a los bebés o niños pequeños para que chupen. El objetivo de este aparato es ayudar a los bebés , sobre todo recién nacidos, que conservan el “instinto de chupar”. Esta necesidad no siempre tiene que ver con el alimento. Los bebés tienen esta necesidad innata porque es lo único que conocen y la usan cuando están cansado, aburridos, quieren consuelo… básicamente para casi cualquier cosa.

Algunos niños rechazan el chupete, prefieren el dedo, normalmente el pulgar y les sirve igualmente mientras no tengan dientes.

El chupete está formado por una tetilla de silicona, un protector bucal (para evitar que se lo traguen) y un asa. Es muy importante tener mucho cuidado en la limpieza de los chupetes y, por supuesto, si están deteriorados tirarlos para evitar que puedan romperlos dentro de la boca.

¿Para que sirve el chupete?

Como hemos indicado antes existen muchos factores para que una familia decida dar el chupete a un bebé. Los tres principales son :

1. Satisfacer el reflejo de succión
Se relaciona directamente con al necesidad del bebé de mamar cuando no está en el pecho o en el biberón. Maticemos. No se trata de ofrecer al bebé el chupete para que “piense” que está comiendo”, entretenerlo para alargar las tomas o reemplazar comidas. Se trata simplemente de esa necesidad de entretenerse que mencionábamos antes.

2. Dar calma
En caso de estar molestos o llorando a veces recurrir al chupete hace que se entretengan con ese instinto de succión olvidando lo que les molesta. Suele ser un extra cuando por ejemplo tiene dolor procedente de algo puntual como una vacuna, una extracción de sangre o ante la visita a lugares nuevos, sobre todo en el pediatra donde les explora una persona desconocida.

3. Ayuda a dormir
Esta es una de las formas más habituales de hacer que los peques duerman sus siestas. Es importante tener en cuenta que esos efectos tranquilizantes son muy útiles para las siestas o para dormir. No es un problema que se ponga el chupete después de comer o para ir a dormir, lo importante es que se supervise ese chupete para evitar accidentes. Una vez conseguido el efecto relajante de la succión se puede retirar sin problemas.
Cuales son los principales beneficios del chupete:

Para los padres el principal punto a favor es que pueden controlar su uso. Es decir, en cualquier momento se le puede retirar el elemento externo cosa que no sucede si, por ejemplo, se chupan el dedo. Aunque uno de los momentos más traumáticos para los peques es su retirada cuando empieza a tener riesgos para su dentición lo que si se puede hacer el limitar su uso para dejarlo de forma paulatina.

Las desventajas del chupete

1.  Problemas en la lactancia materna.
Se extendió la idea de que los bebés confunden el chupete con el pezón. Aunque no existe evidencia científica al respecto lo que si se recomienda es que no se ofrezca hasta que nos e haya afianzado el enganche al pecho del bebé.

2. Cuidado y mantenimiento.
Hay dos factores interesantes. El primero de ellos es la cuestión de los gustos de los niños. Cuando se acostumbran a un chupete y este se deteriora o se pierde puede haber grandes dramas. Pero que no cunda el pánico. Las madres siempre llevan un chupete de sobra y si no le gustan todos seguro que son capaces de comprar un arsenal de chupetes iguales para que estén a gusto. Eso sí. Mucho cuidado con alargar la vida del chupete para evitar que lo rompan.

3. Problemas de dentición
Aquí es donde queríamos llegar. ¿Existe evidencias sobre si los chupetes dañan los dientes de los bebés?

Los expertos hablan sobre los chupetes

El doctor Juan Carlos Pérez Varela, presidente de la Asociación Española de Especialistas en Ortodoncia es tajante. El chupete no tiene efectos IRREVERSIBLES si se elimina su uso a antes de los 3 años de edad.

Al introducir el chupete los dientes inferiores se desvían hacia dentro y los superiores se separan y salen hacia afuera para adaptarse ala forma del chupete. Es una conclusión lógica a tener un cuerpo extraño. También es cierto que estos casos se dan en niños que usan el chupete permanentemente. Se han realizado estudios de estas desviaciones más graves en niños que llevan chupete más de 6 horas al día.

Lo ideal es que los niños abandonen los chupetes cuando salen los primeros dientes para evitar estas deformaciones aunque si se mantienen hasta esa edad es fácil que se recoloquen solos. Pero hay otros riesgos que no contemplan muchos padres como que se usen a modo de mordedor y puedan ingerir partes o atragantarse con la goma.

Así que podemos concluir a la pregunta de si los chupetes son buenos o malos para los dientes que… ¡Depende de si les damos un uso adecuado!

Y recuerda, la salud e higiene de la boca empieza desde antes de que nazcan los primeros dientes. Puedes ver nuestras cajas para niños Junior para cuidar su sonrisa.